La desconectada de Matrix

Nunca hubiera pensado que pudiera haber gente, aunque poca, que mereciera ser perseguida por razones lingüísticas. Es el caso de Cristina Peri Rossi, a la que han echado de Catalunya Ràdio porque hay que normalizar el catalán —léase eliminar el castellano— de la radio pública del gobierno tripartito.
Esta señora calló cuando tanta gente tuvo —tuvimos— que irse —irnos— de Cataluña porque no podía educar a sus hijos en español —en mi caso, porque no podía cursar los estudios en español—. Ahora se queja de persecución lingüística, después de estar 30 años negando que dicha persecución existiera. Después de que se hiciera llorar a tantos niños. Después de que tanta gente haya tenido que callar tanta represión nacionalista. Esta señorota de Barcelona, que ha tenido 30 años para aprender algo de catalán, se queja de que es perseguida por razones de lengua.

Ahora se hace la desconectada de Matrix, como si por alguna razón no hubiera sabido hasta ahora que a la gente la perseguían en Cataluña por hablar en español. Ah, la nómina, mucho más efectiva que la pastillita roja que le dan a Neo para que sepa la verdad. De pronto, desconectada, con el cráneo marcado para siempre con las cuatro barras, vomita este artículo en el que disimula que todavía anda aturdida y no se entera de la misa la media.

Hace dos años Gaspar Hernández, periodista inteligente y culto, inauguró un programa en Catalunya Ràdio, Una nit a la Terra, que se emitía de una a tres de la madrugada. Cada noche había una tertulia sobre temas intimistas o sociales en la que participaban dos invitados: editores, escritores, filósofos o poetas. Era un espacio ameno, de buen nivel y aceptación, con diferentes puntos de vista. Gaspar me invitó desde el primer momento y yo acepté muy complacida, como tertuliana fija, una vez por semana. Todos hablaban en catalán, salvo yo, que lo hacía en castellano; nunca fue obstáculo para que nos comprendiéramos y parecía un modelo ideal de convivencia lingüística, sin rigideces, sin exclusiones. Entiendo, leo y traduzco del catalán desde hace muchos años, pero me expreso mejor en castellano (me ocurre igual con el francés o el italiano) y vivo en una nación que tiene la suerte de ser bilingüe. Así lo es en la calle, en el Metro y en la comunidad vecinal. Al inaugurar el segundo año del programa, Gaspar me felicitó, consideraba que mis intervenciones eran muy importantes para el éxito de audiencia. Y así seguimos un año más. He compartido tertulia con Luis Racionero, con Mercedes Abad o con Sebastià Alzamora. Este año, en septiembre, empezaba el tercer año, y Gaspar contaba conmigo. Pero sorpresivamente, coincidiendo con el cambio de hora y de nombre del programa, CCRTV (Corporació Catalana de Ràdio i Televisió) decidió prescindir de mi participación, dado que yo hablo castellano. Me consta que Gaspar Hernández y Joan Barril lucharon contra este despido, haciendo valer motivos de calidad profesional. No lo consiguieron. Se esgrimió como causa La Carta de Principios del 17 de julio de este año, fruto del acuerdo político entre Esquerra Republicana, CIU y el tripartito que recomienda la prioridad de invitados que hablen en catalán. El programa cumplía el requisito, dado que sólo yo hablaba en castellano, pero una exigencia oral reclamaba hablar sólo en catalán.
Habría que recordar que un reglamento no puede ir contra la ley, y que por el momento, y espero que también en el futuro, Cataluña es y será una nación bilingüe, por lo cual no se puede perseguir o expulsar a nadie de su trabajo por motivos lingüísticos. La libertad de expresión es un derecho constitucional que atañe a todos los ciudadanos y no se refiere exclusivamente al pensamiento, sino a las lenguas en que se emite. Una tontería es una tontería, da lo mismo en la lengua en que se diga, y una frase de Shakespeare suele ser una genialidad, en inglés, francés, castellano, catalán o checo. ¿Nos hemos olvidado de una verdad tan elemental o los intereses políticos prescinden del humanismo? Creo haber sufrido un claro caso de persecución lingüística, como otras veces, he sufrido persecución política, bajo la dictadura uruguaya o franquista. Los fascismos tienen algo en común: siempre son excluyentes. Excluyen por motivos ideológicos, de raza, de sexo…o de lengua. Y es paradójico que me ocurra a mi, Premio Ciudad de Barcelona de Poesía en l992 por el libro que se titula precisamente Babel bárbara y donde se exalta la diversidad de lenguas, la Babel mítica. ¿Paradójico o síntoma de los tiempos que corren? Quizás no sea casual. Quien defiende Babel es discriminada. Es posible que quienes perpetraron esta exclusión ni siquiera sepan que soy Premio Ciudad de Barcelona o que luché clandestinamente contra el franquismo y a favor del catalán desde Agermanament, hace muchos años. Los censores no suelen leer y tienen pésima memoria.

Recrimina a los sátrapas que la persigan a ELLA, que es de las buenas y no a los demás como hasta ahora. Esta señora no tiene ningún derecho a quejarse. Porque ella también reprimió. Los castellanohablantes amigos de la dictadura nacionalista de Cataluña han sido los instrumentos de represión más crueles durante estos últimos treinta años. Como colaboradores necesarios de la limpieza étnica.

Casualidades de la vida

Al hilo del tema que trataba ayer, hoy Prisa publica sus “dudas” sobre la solvencia empresarial de Mediapro. El artículo es incompleto, tergiversado (pone las previsiones de pago pero no las de ingresos), pero indudablemente contiene información. Información de que un endeudamiento tal no se acomete sin el respaldo institucional correspondiente.

Cuestión de competencia empresarial

guerradigital.png

El gobierno socialista de Felipe González adjudicó a dedo el monopolio de la televisión de pago a Jesús de Polanco. El del Partido Popular, tras algunas dudas, renovó la prebenda al Grupo Prisa. Enseguida se vio cuál podría ser la mayor fuente de ingresos: el fútbol.

El modelo de negocio lo tenían claro: partidos a 12 euros. El Grupo Prisa hizo esto sin importarle la reducción de público objetivo, la evidente pérdida de valor de la publicidad en las vallas del campo o en las camisetas de los jugadores. Su objetivo: 2 o 3 millones de clientes, porque no había muchos más que pudiesen permitirse pagar al mes del orden de 100 euros por ver la televisión, entre cuotas de abono, alquileres de equipo y otras zarandajas. Nunca se llegó a esos objetivos.

Es más, el Grupo Prisa tuvo que ver cómo un canal de televisión en abierto generalista como Antena 3 obtenía más beneficios que todo el Grupo Prisa junto. ¿Qué estaba pasando? Les habían regalado un negocio indudable y no parecían estar sacándole partido. Es más: parecía ser mejor negocio una televisión bien gestionada y sin apenas contenidos deportivos como era Antena 3, que todo el imperio del fútbol de pago.

A nadie en el Grupo Prisa se le ocurría que pudiera ser posible ampliar el mercado bajando los precios. Quizá preferían que poder ver el fútbol desde casa fuera un símbolo de status. Como tener un BMW. Todo muy acorde con la más rancia hipocresía pijoprogre. En realidad esperaban que el vulgo viera el fútbol hacinado en los bares.

El año pasado, Mediapro, dueña de La Sexta, se empezó a hacer con los derechos de los principales equipos de fútbol del país con un modelo de negocio muy diferente. Si el negocio en televisión es la televisión en abierto, como se vio con Antena 3, el fútbol gratis puede llegar a ser un gran motor para lanzar un canal convencional. Los empresarios de La Sexta valoraron los acuerdos por encima de lo que lo hacía el Grupo Prisa, y así fueron ganando equipos para su causa.

Todo parece positivo: los equipos obtienen más dinero (por eso firman con Mediapro). La gente puede ver los partidos gratis. Los anunciantes están más contentos al llegar su publicidad a más gente. El deporte puede llegar a ser todavía más popular si cabe. Y si La Sexta dice poder ganar dinero con ese modelo de negocio, ¿dónde está el problema?

El único problema sería que en La Sexta fueran unos incompetentes y las cuentas no les salieran y eso pudiera llegar a arruinar a los clubes de fútbol. Pero, por el momento, no lo parecen: la buena acogida de las retransmisiones (el mundial de baloncesto del año pasado, las retransmisiones de la liga, el europeo de baloncesto de este verano…) parece indicar que no se trata de gente que no sepa lo que se hace. Lo que sí está probado es la incompetencia del Grupo Prisa como empresa para gestionar los negocios regalados por el gobierno en régimen de monopolio.

Un libro prometedor

Ha escrito César Alonso de los Ríos un libro sobre el pasado franquista de los personajes más relevantes de la izquierda. Su título es Yo tenía un camarada. El pasado franquista de los maestros de la izquierda. En el suplemento de Fin de Semana de Libertad Digital se recoge un fragmento de un capítulo dedicado a Haro Tecglen. Como César Alonso de los Ríos estuvo en la oposición al franquismo cuando estaba Franco, y no después como la gran mayoría de los progres, se conoce la vida y milagros de esa gentuza de la pe a la pa. Sirva como muestra el siguiente texto firmado por Eduardo Haro Tecglen sobre el traslado de los restos de José Antonio Primo de Rivera al Escorial.

La voz de bronce de las campanas de San Lorenzo, el laurel de fama de la corona célebre, la piedra gris del Monasterio, los crespones de luto en todos los balcones del Escorial, los dos mil cirios ardiendo en el túmulo gigantesco coronado por el águila del Imperio que se elevan en la Basílica lloran esta mañana, con esa tremenda expresión que a veces tienen las cosas sin ánima, la muerte del Capitán de España.

Hasta el sol y el paisaje han cubierto su inmutable indiferencia con el cielo gris de la niebla y a lluvia, y cae sobre la ciudad –lacrima coeli– una lluvia fina y gris.

El instinto, el subconsciente, nos ha repetido sus frases, sus profecías, sus oraciones; y no ha sido voz de ultratumba la suya; ha sido voz palpitante de vida; de la vida y el afán de todos estos magníficos camaradas de la Vieja Guardia, del Frente de Juventudes, de la Sección Femenina… La doctrina del fundador vive en ellos como en aquellos tiempos, y si el cuerpo de José Antonio está muerto bajo la lápida, su espíritu tiene valor de vida en la de todos los camaradas de Falange.

Se nos murió el Capitán pero el Dios misericordioso nos dejó otro. Y hoy, ante la tumba de José Antonio, hemos visto la figura egregia del Caudillo Franco. El mensaje recto de sentido y enderezador de la historia que José Antonio traía es fecundo y genial en el cerebro y en la mano del Generalísimo.

Y así, en este día de dolor –Dies irae–, a las once, once campanadas densas de todos los relojes han sido heraldos de vuelo de su presencia, la corona del laurel portada por manos heroicas de viejos camaradas ha llegado a la Basílica, y, entre la doble fila de seminaristas –cirios encendidos en sus manos–, ha pasado al Patio de los Reyes y ha entrado en el crucero. Ha sido depositado sobre la lápida de mármol donde grabado está el nombre de José Antonio y la palma de honor y martirio. Había dolor en todos los semblantes. Mientras el coro entonaba el Cristus Vinci (sic) y los registros del órgano cantaban la elegía del héroe muerto a nosotros nos parecía oír la clara palabra de José Antonio elevarse de allí donde el mármol vela su cuerpo.

Una alegría tenemos: la de ver que a José Antonio sucede un hombre tan firme y sereno como el que lleva a España por los senderos que él marcó.

Ibarretxe convoca otro referéndum más

pinocho.png

El País Vasco, como Cataluña, está poblado por un tipo de ganado muy particular: los nacionalistas. Estas bestias son aún más tontas que engreídas, que ya es decir. Son tontas porque se dejan engañar por sus políticos hasta cualquier límite conocido siempre que sea contra España, contra Madrid, o llámele usted como quiera al asunto. El caso es que en el día de hoy Juan José Ibarretxe ha anunciado que convocará otro referéndum más para el 25 de octubre de 2008. Ante una promesa tan concreta sólo nos queda saber si va a ser por la mañana o por la tarde.

En este asunto, la pasión de este tío por la mentira a sus gobernados no tiene límite. Ya en diciembre del año 2002 anunció que para el 2003 habría una consulta. No se produjo, o si se produjo, no se enteró nadie. Sin que se le cayera la cara de vergüenza, anunció lo mismo para el año 2004 un año después. Algo debió de ir mal porque tampoco supimos nada del tema. Un poco antes también había anunciado otra consulta para el 2005. Como 2006 fue año de tregua, quiso recoger las nueces del árbol de Guernica transmutado de roble en nogal, lo que le llevó a mantener la boca cerrada.

Pero estas convocatorias de broma tienen una razón: son gratis, y mantienen la cohesión de la piara nacionalista. Y nos sirven para ver al bravucón de Zapatero diciendo “Ibarretxe me va a oír”, que queda muy gracioso.

No estamos ante Montesquieu

Il y a dans chaque État trois sortes de pouvoirs: la puissance législative, la puissance exécutrice des choses qui dépendent du droit des gens, et la puissance exécutrice de celles qui dépendent du droit civil.

Par la première, le prince ou le magistrat fait des lois pour un temps ou pour tou jours, et corrige ou abroge celles qui sont faites. Par la seconde, il fait la paix ou la guerre, envoie ou reçoit des ambassades, établit la sûreté, prévient les invasions. Par la troisième, il punit les crimes, ou juge les différends des particuliers. On appellera cette dernière la puissance de juger, et l’autre simplement la puissance exécutrice de l’État.

La liberté politique dans un citoyen est cette tranquillité d’esprit qui provient de l’opinion que chacun a de sa sûreté; et pour qu’on ait cette liberté, il faut que le gouvernement soit tel qu’un citoyen ne puisse pas craindre un autre citoyen.

Lorsque, dans la même personne ou dans le même corps de magistrature, la puissance législative est réunie à la puissance exécutrice, il n’y a point de liberté; parce qu’on peut craindre que le même monarque ou le même sénat ne fasse des lois tyranniques pour les exécuter tyranniquement.

Il n’y a point encore de liberté si la puissance de juger n’est pas séparée de la puissance législative et de l’exécutrice. Si elle était jointe à la puissance législative, le pouvoir sur la vie et la liberté des citoyens serait arbitraire: car le juge serait législateur. Si elle était jointe à la puissance exécutrice, le juge pourrait avoir la force d’un oppresseur.

Tout serait perdu, si le même homme, ou le même corps des principaux, ou des nobles, ou du peuple, exerçaient ces trois pouvoirs: celui de faire des lois, celui d’exécuter les résolutions publiques, et celui de juger les crimes ou les différends des particuliers.

Charles de Secondat, Baron de Montesquieu, De l’esprit des lois, XI, 6, De la constitution d’Angleterre

¿Quién votó al CGPJ?

CGPJ no son las siglas de un partido político, aunque muchos días lo parezca. La Congregación General Patriótica de la Justicia ha estado muy activa esta legislatura: se ha opuesto a los nuevos estatutos autonómicos, ha criticado la reforma del divorcio, ha intentado parar la ley contra los malos tratos y hasta encontró pegas al matrimonio homosexual. En un informe sonrojante, los políticos del CGPJ llegaron a decir que, si los gays se casaban, lo siguiente sería una boda polígama o un enlace entre un hombre y un animal (sin toga). O dos peras y una manzana.

Han opinado de casi todo. Sólo callaron cuando Garzón pidió su ayuda ante los conspiranoides del 11-M.

Al CGPJ, el partido con más poder de toda la oposición, sólo le votó un español: José María Aznar. El sistema por el que se rigen los jueces es complejo, pero se resume fácil: al Consejo General del Poder Judicial, que es quien manda en la Justicia y decide quién asciende, lo nombra el Congreso.

El CGPJ que ahora padecemos es de mayoría conservadora porque fue nombrado en época de Aznar. Han pasado más de tres años desde la victoria de Zapatero y al actual Consejo le toca retirarse. Gobierna en funciones, como si nada hubiese cambiado. El PP ha bloqueado su renovación para que las urnas no se noten en la justicia. Esto, en ajedrez, se llama tablas. En democracia, es una simple estafa.

Ignacio Escolar, director de Público y demócrata sui generis. Contra Montesquieu, en nombre de la democracia. Menudo pájaro.

Nace un nuevo carnet de progre

publico

Hoy es un día importante para los progres. Nace uno de esos periódicos que es un orgullo llevar bajo el brazo. Danos los cincuenta céntimos, si eres suficientemente progre, y te daremos un escudo que te hará parecer modelno y guay. Así es la gente que nos lee, dicen, ya antes de salir a la calle. Serán “precog”, o adivinos como Rappel o Aramís Fuster. De momento regalan cederrones del cine más casposo de ultraizquierda. Echo de menos “El acorazado Potemkin”. La edición de hoy se ha agotado.
Pero Ignacio Escolar comete una gran torpeza y abre la primera edición con el tema de la ETA. ¿Pero esto qué es, La Razón? ETA es un tema que interesa a la derecha, a la izquierda no le interesa eso. Porque saben perfectamente que ETA es básicamente un producto de la izquierda. No les gusta nada la soga en casa del ahorcado.
Los amigos de PRISA, más decadentes pero más expertos, contraatacan evidentemente con Bush y Aznar. Ahí se ve un diario auténticamente progre, como El País: los dos minutos de odio garantizados por la mañana.
En fin. Un comienzo bastante suave, ni-chicha-ni-limoná, que parecería defraudar al target de ultraizquierda que presuntamente perseguía Mediapro. Un 20 minutos de pago, con muchísima menos calidad que aquél, que si sigue por esta línea no cumplirá las expectativas de los más incondicionales con el gobierno. ¿Estará La Moncloa empezando ya a dictar la suavidad editorial de la nueva cabecera?
Pero bueno, los medios nacen, se asientan y cambian: vamos a esperar y ver cómo evoluciona este nuevo panfleto que nace para mejorar la conciencia y la imagen de los principales consumidores de grifa de este país.

El pijo amargado

No había visto hasta ahora a Ignacio Escolar en vídeo. En él anuncio el lanzamiento del nuevo diario Público. Por cierto, la tipografía es idéntica al Público de toda la vida, el portugués. No sé si tendrán alguna relación empresarial o de franquiciado.

El nuevo diario no va a tener editorial. Con lo que le molestan los editoriales de El País a Zapatero, ha pensado este genio de la política que mejor un diario sin editorial. Jesús Cacho contaba que cuando trabajaba en El País los titulares y las noticias las traía un mensajero directamente de la Moncloa. No me extrañaría nada que ocurriese algo parecido con el nuevo diario. Ignacio Escolar es un periodista de tendencia de izquierda radical, con su vena republicana. No podrá ejercerla desde Público todo lo que él quisiera. Al venderse al Gobierno de esta manera, ha de saber que todo lo que diga contra el rey se interpretará que viene directamente de Zapatero. Y Zapatero, siendo quien le ha montado el chiringuito, no permitirá que le cree problemas ni en año electoral, ni el siguiente año.

Me han llamado la atención esas eses de pijo y esa cara de amargado que no se corresponde ni con su edad ni con su fortuna en la vida. Me parece tan obsceno ir por ahí exhibiendo este careto de hombre que odia delante de una sociedad que le está dando tanto… alguien debería llamarle la atención.

El “WEBGM”

Los muchachos del Imperio en decadencia de Polanco también conseguían que se le equivocasen a favor los de Nielsen/Netratings en las audiencias de elpais.es en internet. No sé por qué, pero no me sorprende.

¿Qué es eso de la libertad, niño? ¡Quítatelo de la boca!

Como soy ateo no le he prestado mucha atención al asunto de “Educación para la Ciudadanía” porque me da igual. El caso es que el inspirador de la asignatura, Victorino Mayoral (que no mayoral de Victorinos), en esta entrevista con una que no es santa de mi devoción, Cristina López Schlichting, recrimina a la gente que le guste la libertad y que no le guste que se metan en sus asuntos. Como declaración de intenciones progre no está nada mal.