Archivo de la categoría: Digital+

Cuestión de competencia empresarial

guerradigital.png

El gobierno socialista de Felipe González adjudicó a dedo el monopolio de la televisión de pago a Jesús de Polanco. El del Partido Popular, tras algunas dudas, renovó la prebenda al Grupo Prisa. Enseguida se vio cuál podría ser la mayor fuente de ingresos: el fútbol.

El modelo de negocio lo tenían claro: partidos a 12 euros. El Grupo Prisa hizo esto sin importarle la reducción de público objetivo, la evidente pérdida de valor de la publicidad en las vallas del campo o en las camisetas de los jugadores. Su objetivo: 2 o 3 millones de clientes, porque no había muchos más que pudiesen permitirse pagar al mes del orden de 100 euros por ver la televisión, entre cuotas de abono, alquileres de equipo y otras zarandajas. Nunca se llegó a esos objetivos.

Es más, el Grupo Prisa tuvo que ver cómo un canal de televisión en abierto generalista como Antena 3 obtenía más beneficios que todo el Grupo Prisa junto. ¿Qué estaba pasando? Les habían regalado un negocio indudable y no parecían estar sacándole partido. Es más: parecía ser mejor negocio una televisión bien gestionada y sin apenas contenidos deportivos como era Antena 3, que todo el imperio del fútbol de pago.

A nadie en el Grupo Prisa se le ocurría que pudiera ser posible ampliar el mercado bajando los precios. Quizá preferían que poder ver el fútbol desde casa fuera un símbolo de status. Como tener un BMW. Todo muy acorde con la más rancia hipocresía pijoprogre. En realidad esperaban que el vulgo viera el fútbol hacinado en los bares.

El año pasado, Mediapro, dueña de La Sexta, se empezó a hacer con los derechos de los principales equipos de fútbol del país con un modelo de negocio muy diferente. Si el negocio en televisión es la televisión en abierto, como se vio con Antena 3, el fútbol gratis puede llegar a ser un gran motor para lanzar un canal convencional. Los empresarios de La Sexta valoraron los acuerdos por encima de lo que lo hacía el Grupo Prisa, y así fueron ganando equipos para su causa.

Todo parece positivo: los equipos obtienen más dinero (por eso firman con Mediapro). La gente puede ver los partidos gratis. Los anunciantes están más contentos al llegar su publicidad a más gente. El deporte puede llegar a ser todavía más popular si cabe. Y si La Sexta dice poder ganar dinero con ese modelo de negocio, ¿dónde está el problema?

El único problema sería que en La Sexta fueran unos incompetentes y las cuentas no les salieran y eso pudiera llegar a arruinar a los clubes de fútbol. Pero, por el momento, no lo parecen: la buena acogida de las retransmisiones (el mundial de baloncesto del año pasado, las retransmisiones de la liga, el europeo de baloncesto de este verano…) parece indicar que no se trata de gente que no sepa lo que se hace. Lo que sí está probado es la incompetencia del Grupo Prisa como empresa para gestionar los negocios regalados por el gobierno en régimen de monopolio.

Anuncios